¡Llámanos!

Category Archives: Uncategorized

En los últimos años, el mercado inmobiliario y la industria de la construcción han experimentado diversos cambios comerciales y tendencias arquitectónicas. En este sentido, hemos podido observar el gran auge y crecimiento de las casas prefabricadas.

Actualmente, las viviendas prefabricadas son una de las mejores y más populares opciones que se pueden encontrar en el mercado. Las características propias de este tipo de construcción ofrecen una gran cantidad de ventajas. Entre los principales aspectos que caracterizan a las casas prefabricadas son la rapidez en la ejecución de las obras, su gran versatilidad para llevar a cabo diversos diseños y los más asequibles presupuestos para todo tipo de personas.

Han sido éstos algunos de los más importantes aspectos que han determinado el éxito comercial y arquitectónico de este tipo de viviendas. Una alternativa que ha venido a fortalecer nuevamente el mercado inmobiliario y el crecimiento económico del sector de la construcción. Así mismo, es una nueva oportunidad para que quienes quieran construir la casa de sus sueños, puedan hacerlo a través de un excelente equipo de profesionales de la arquitectura moderna.

A continuación, hemos realizado un pequeño trabajo de investigación con el objetivo de conocer y detallar los principales beneficios de las casas prefabricadas.

Ventajas más importantes de las casas prefabricadas

Construcción en tiempo récord

Gracias a las casas prefabricadas, aquellos días en los que había que esperar una gran cantidad de tiempo para la finalización de las obras, se acabaron.

Las mejores casas modulares pueden estar listas en menos de 6 meses, un tiempo considerablemente corto en relación a todo el proceso de construcción de una casa convencional.

Esto se debe a que una gran cantidad de espacios y módulos de la casa, se encuentran previamente construidos. Por ello, la labor de ensamblaje hace mucho más rápido el proceso de construcción.

Construcciones que favorecen la sostenibilidad

Diversos estudios y expertos han determinado que el proceso de construcción de una casa prefabricada es mucho menos contaminante y más sostenible.

La razón es que las piezas prefabricadas se llevan a cabo bajo procedimientos industriales donde los recursos (agua, energía eléctrica, materiales) son mucho más eficiente y se aprovechan al máximo desde los talleres de fabricación.

Obras hechas a medida

Los clientes que solicitan la construcción de una casa prefabricada tienen la oportunidad de disfrutar de un proyecto hecho totalmente a medida. Y es que las compañías de construcción ofrecen dos tipos de servicios para las casas modulares: los diseños estándar y los personalizados.

La segunda opción puede ser un poco más costosa. Sin embargo, mantienen un precio menor en comparación con los presupuestos que suponen las obras de casas tradicionales.

Poseen menos trámites

La legislación y los ayuntamientos no cuentan con normativas desarrolladas y regulaciones con respecto a las casas prefabricadas. Por ello, una de las características y ventajas más destacadas de este modelo de construcción de viviendas, es que pueden ser construidas en cualquier lugar.

Según han declarado expertos en el sector de la construcción, las casas modulares prefabricadas son reconocidas por la ley como mobile home, una definición que las convierte en obras mucho más versátiles en torno a los trámites y papeleos para la ejecución del proyecto.

Presupuestos asequibles

Por último, el aspecto de mayor relevancia es que las viviendas modulares poseen un precio en el mercado destacadamente más asequible, en relación a las viviendas convencionales.

Es una de las razones que ha motivado el creciente auge para este tipo de obras dentro del sector de la construcción.

Al tratarse de un modelo de fabricación industrializado, es mucho más sencillo mantener el estricto control del presupuesto de la obra, evitando así gastar una gran cantidad de dinero en imprevistos o situaciones inesperadas en el proceso de ejecución de las obras.

Sin duda, las casas modulares prefabricadas representan una verdadera alternativa en el mercado inmobiliario en España y el resto de Europa.

La pandemia de COVID-19 que afectó a todo el mundo, transformó con su llegada a casi todos los sectores no sólo de manera temporal, sino como una nueva forma de vivir. La arquitectura, urbanismo y diseño de interiores no son la excepción.

Factores como la distancia social necesaria para evitar contagios, y la limpieza de los lugares ha hecho que los especialistas en el sector volteen a ver cómo están diseñados los espacios en la actualidad y qué se puede hacer para que en el futuro estos no se queden sin utilidad y, por el contrario, contribuyan a mantener la salud incluso en los entornos más complicados.

En primer lugar, uno de los sitios que se deberá modificar serán los referentes a la medicina.

“Durante las últimas décadas, quienes observaron las intersecciones de la planificación, el diseño y la salud pública se han centrado menos en las enfermedades infecciosas (como el coronavirus) y más en las enfermedades crónicas, los peligros, desastres y los vulnerables”, dijo Ann Forsyth, profesora de Planeación Urbana en la Harvard Graduate School of Design en un análisis hecho por la institución.

Y agregó: “La pandemia actual trae la cuestión del diseño para padecimientos infecciosos a la vanguardia y plantea preguntas importantes para futuras investigaciones y prácticas”. Pero este enfoque no sólo se ha dado en los hospitales, sino tambiçen en el resto de las ciudades.

Para las enfermedades crónicas se han entablado sistemas de prevención como lugares para realizar física o restauración mental, para los riesgos como el cambio climático los urbanistas deben abordar la migración climática y el daño al medioambiente, y en cuanto a las poblaciones vulnerables, deben centrarse en niños o personas mayores.

Después de la llegada de coronavirus algunos se han cuestionado los diseños enfocados sólo en estas necesidades y se han enfocado en las surgidas en la actualidad, principalmente en las zonas marginadas. Una de ellas es la conectividad entre las comunidades con los sistemas de emergencia y sanitarios.

“Hay hogares en aldeas no reconocidas que viven fuera de la red sin acceso al agua, y sin embargo, la primera herramienta que necesitamos para protegernos en este caso es agua limpia para lavarnos las manos. No hay electricidad. Es difícil llegar a hospitales o clínicas. Y el sistema inmunitario responde a esta calidad de infraestructura”, menciona Malkit Shoshan, jefe de área del programa de Arte, Diseño y Dominio Público en la Escuela de Graduados de Diseño de Harvard.

Él ejemplifica con el caso de Israel, en donde para que las zonas aisladas en las que se registran brotes no empeoren ni contagien a colonias aledañas, ha optado por cerrarlas, en lugar de introducir tecnología de la información o mejor saneamiento. En este tipo de localidades tampoco hay servicios básicos como agua potable o espacio para hacer aislamiento social, lo que también dificulta los cuidados durante las pandemias.

Pero este problema no exclusivo de tercer mundo; “En Boston, la mayoría de los hogares de muy bajos ingresos son jefas de hogar de mujeres solteras, una madre soltera con uno o dos hijos-, describe. -Las necesidades de espacio y servicios para ese tipo de hogar son muy diferentes a las de los apartamentos de dos habitaciones que construirá el mercado, que es más de lo que pueden pagar y no está bien conectado con los servicios que necesitan, como el cuidado de niños”, describe el profesor asistente de Diseño Urbano, Stephen Gray.

La solución existen propuestas de microunidades que mantienen un equilibrio en los espacios públicos y privados ya que incluyen salas de estar, cocinas comunitarias y dormitorios con baños y cerraduras. Esto reduciría el costo por pie cuadrado.

También, los desarrolladores deben considerar el cambio en la modalidad de trabajo, para no sólo considerar espacios en los hogares que puedan ser multifuncionales y servir para realizar home office, sino llevar tecnologías de la información incluso a las personas más pobres “podría haber un hogar de ocho personas en el que cuatro trabajan desde casa”, agrega Gray.

En cuanto al diseño de las ciudades, la pandemia ha logrado que se ponga cada vez más atención en la importancia de crear rutas peatonales y ciclistas, así como espacios verdes y amplios que permitan a las personas hacer actividades como pasear, sin dejar de lado la distancia social.

El COVID-19 cambió todo. Oficinas de trabajo, restaurantes, bares, cafés, pizzerías, heladerías, salones de belleza, requerirán de una adecuación de sus diseños y decoración, que cumplan con los protocolos de distanciamiento social, en respuesta a la existencia del nuevo coronavirus

Los espacios de concurrencia colectiva, como son los hoteles, restaurantes, oficinas de trabajo, bares, cafés, pizzerías, heladerías y salones de belleza, entre otros, deberán adecuar su decoración para la nueva realidad que deja como resultado de la pandemia por coronavirus.

Ahora, además de belleza y confort, deben cumplir con los protocolos de distanciamiento social, lo que requerirá de una inversión en ampliación y adecuación, ya que en los espacios que tenían capacidad para diez, quince, o veinte personas deberán reducir el cupo a un 50 % o hasta 75 %.

La tendencia que ha traído la pandemia del COVID-19 implica cambio de planos; demanda tomar en cuenta nuevos aspectos en el diseño de estos espacios. Sobre esto, algunos diseñadores de interiores opinan que nada será igual después de la pandemia, ya que las áreas de oficinas, por ejemplo, deben incluir diseños más distanciados y, preferiblemente, utilizar mamparas para dividir los espacios y crear ambientes confortables.

Tras el confinamiento llega la vuelta a las oficinas, la apertura de hoteles, restaurantes, cafés, heladerías, bares… (estos últimos que serán los últimos en abrir) proyectada para realizarse en la última fase en el país -la fase 4-, pero -definitivamente- su funcionamiento será distinto.

Los cambios que se deberán hacer en estos establecimientos para operar durante la existencia de la COVID-19 y posterior a esta crisis sanitaria, deben fundamentarse, principalmente, en buscar estrategias para que las horas presenciales en las oficinas sean las menos posible, para combinar el teletrabajo con las horas presenciales; crear multiespacios dentro de las oficinas que estén bien climatizadas, con materiales disponibles para la salubridad de los empleados, iluminación natural…

Si bien es cierto que se habían erradicado los diseños antiguos -de hace más de 40 años- en los que los cubículos eran separados entre personas con diferentes materiales, dando paso a diseños más modernos, contemporáneos, donde todo es abierto y se mezclan todas funciones -desde el descanso, hasta las reuniones y los espacios colaborativos-, ahora, en tiempo de coronavirus, eso no es muy convenientes, debido a los protocolos de distanciamiento establecido entre una persona y otra.

Asimismo, los restaurantes en los que las personas estaban todas prácticamente juntas deberán distanciar sus mesas, donde ponían dos, poner solo una, ya que incluso la exigencia de estos cambios no dependerá meramente de la decisión del comerciante, sino que los clientes al volver a estos lugares lo exigirán.

También los salones de belleza deben cambiar su modalidad de ubicación de sus sillones con una distancia de más de dos metros, igual los secadores de pelo, y deberá haber una mayor higiene en los lavacabezas, las toallas, los utensilios para manicura y pedicura…

Las pizzerías deberán distanciar sus asientos, los espacios de juego de los niños… Definitivamente, la conducta de los usuarios en los mencionados espacios tendrá un antes, durante y después del COVID- 19. Nada será igual, sin dejar de mencionar el comportamiento tanto de higiene como de distanciamiento que deberán mostrar los colaboradores de esos locales.

Sentirse bien, estar bien, vivir de manera saludable depende no solo de nuestros hábitos, sino del espacio que nos rodea. Viviendas, oficinas, hospitales y otras construcciones se adaptan hoy para conseguir espacios en los que, por ejemplo, la sobreexposición al ruido no altere la salud.

“Cada espacio debe de tener una acústica según el tipo de recinto”, advierte el Instituto Fraunhofer de Stuttgart (Alemania), para que no perturbe a quienes vivan o estén ocasionalmente en él.

Con el concepto se pretende sentar las bases para la construcción de edificios “saludables”, tener un protocolo que presenta un enfoque integral de espacios y replantea el ambiente en función de sus ocupantes, transformando los lugares en que vivimos, trabajamos y aprendemos, en sistemas destinados a promover y mejorar la salud y el bienestar humano.

Este movimiento global está “enfocado exclusivamente en la forma en que edificios, y todo lo que contienen, pueda mejorar nuestra comodidad, impulsar mejores decisiones y, en general, no comprometer nuestra salud y bienestar”, se lee en su página web.

Tiene sus raíces en el 'mindfulness', práctica en la que tomamos conciencia de nuestras experiencias en el momento presente que, según expertos en el tema, nos permite tomar decisiones más equilibradas, honestas y pragmáticas.

El enfoque well ya se aplica en 903 proyectos que abarcan más de 47 millones de metros cuadrados en 34 países. Y una de las áreas en las que más tiene cabida es en la laboral, donde fomenta una fórmula holística, que lleva a mejoras en aspectos tan relevantes como la productividad, el compromiso y la retención de los empleados. El holismo o filosofía holística considera que cada sistema (físico, biológico, económico, etc.) debe ser estudiado como un todo interdependiente.

Well es el resultado de siete años de rigurosa investigación por parte de médicos, científicos y profesionales de la industria, una plataforma estadounidense de consultoría, que busca diseños innovadores para construir un espacio saludable para el ser humano, y que colabora con la Clínica Mayo y la Universidad de Columbia. “Nuestra intención es crear espacios armónicos y adecuados a cada estilo de vida gracias a nuevas tecnologías, materiales y distribución de los espacios”, comentan desde Delos.

Las investigaciones realizadas sobre los efectos de los espacios en los individuos ha pasado por una evaluación científica y técnica minuciosa.

Lo mejor del diseño

Desarrolla prácticas en diseño enfocadas exclusivamente en las personas que ocupan los edificios y su beneficio saludable, e intenta prácticas eficientes que ayuden al planeta. Oficinas, edificios y viviendas que usan eficientemente agua, energía y materiales, a los que se suman aspectos como alimentación saludable, comodidad física y mental, con escritorios ergonómicos, salas de juegos, lugares para dormir y salas de masajes. También elementos naturales como vegetación y luz solar.

Entorno y salud

“El entorno que nos rodea está ligado inexorablemente a nuestra salud física y mental”, comenta la directora e interiorista de Gärna Studio, Laura Gärna. Aborda factores que juegan un rol fundamental en la salud cardiovascular: estrés, nutrición, ejercicio físico y contaminantes ambientales, explica Gärna. Y desvela que el confort mitiga el estrés y permite mantener el equilibrio hormonal del cuerpo. Además, una dieta saludable y un estilo de vida activo, controlan el peso corporal y fortalecen los músculos del corazón. “Por ejemplo –agrega–, la eliminación de los contaminantes ambientales en el aire, como el tabaco y los compuestos orgánicos volátiles (VOC), que dañan corazón y vasos sanguíneos, también contribuye a lograr una buena salud cardiovascular”.

De esta forma, los directivos de la compañía Arquitectura e Interiores decidieron implementar la certificación y su equipo de trabajo ha estado en un proceso de capacitación, y cuenta con profesionales acreditados.