¿Hacia dónde debe dirigirse la industria de la construcción?

Es necesario que las innovaciones y el uso de tecnologías emergentes coexistan de la mano de la arquitectura y la industria de la construcción hacia un enfoque de sustentabilidad

La Industria de la Construcción ha sufrido una gran desaceleración en los últimos años. De acuerdo con el reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en los últimos 6 años se reportó un crecimiento de 1.3%, factor influenciado por la infraestructura y por los programas que el Gobierno Federal ha implementado. Asimismo, el sector privado ha contribuido considerablemente, dado que mantiene una dinámica constante a través de la inversión en diversos proyectos alrededor del país, como desarrollos de viviendas, centros de logística y distribución entre otros.

En ese sentido, surge la necesidad que las innovaciones y el uso de tecnologías emergentes coexistan de la mano de la arquitectura y la industria de la construcción misma hacia un enfoque de sustentabilidad para disminuir el impacto ambiental.

Ante esto surge Expo CIHAC, un evento que se mantiene como una propuesta para esta convergencia creativa que permite aprovechar los beneficios de la tecnología en materia de infraestructura y construcción.

Uno de los ideales base para esta plataforma es que a medida que la economía mejora, la industria deberá buscar estrategias sólidas para adaptarse a los avances tecnológicos y las demandas sociales que se encuentran en crecimiento y por ende, en constante cambio.

Digitalización en la industria de la construcción

El crecimiento y la continua evolución de la industria de la construcción no permite que las empresas se queden estáticas. Es necesario que se mantengan actualizadas para que su competitividad no se pierda. En relación con esto, comienzan a surgir diversos conceptos que captan la atención de nuevas mentes creativas que concientizan sobre los desafíos ambientales y sociales para la industria, como el crecimiento de la urbanización.

Tal es el caso de las ‘Ciudades resilientes’, que no son más que las construcciones más adaptables a los fenómenos climáticos, desastres naturales o eventos disruptivos de toda naturaleza. La planificación y construcción de ciudades resilientes garantiza que las edificaciones sean más resistentes a los daños generados por situaciones o acontecimientos que puedan destruir estructuras.

Otra tendencia que comienza a surgir es la adopción de nuevas tecnologías y métodos de construcción que en otras regiones están redefiniendo esta industria. Es preciso mencionar además, que el uso de sistemas BIM (Building Informatio Modeling) marca la diferencia dentro del sector puesto que permite integrar varias herramientas tecnológicas para lograr proyectos con mayor calidad constructiva y arquitectónica.

Asimismo, el uso de Big Data y la Inteligencia Artificial son parte de esta digitalización, porque encima de almacenar y administrar una gran cantidad de información que se recibe diariamente, permiten analizar la información para la toma de decisiones óptima sobre qué construir y dónde hacerlo. Además ayudan a detectar problemas en una edificación y mejorar sus procesos, como la eficiencia energética.

Entretanto, destaca la adquisición de habilidades analíticas, que posibilita que los gobiernos tenga una visión más analítica y basada en evidencias al momento de planear inversiones en infraestructura, lo que permite un enfoque más informado para satisfacer las demandas de la población.

Inclusión en el sector

El diseño de espacios inclusivos es vital para las nuevas construcciones. Arquitectura inclusiva, diseño universal, accesibilidad, discapacidad visual, el reto es hacer de éstos algo connatural en el instante de crear proyectos innovadores y espacios que generen comunidad.

A su vez, otro tema que está presente dentro del sector es la equidad de género, pues los porcentajes de participación femenina han aumentado considerablemente, sin embargo, persiste una desventaja: de acuerdo con el Inegi, del total del personal ocupado en el sector de la construcción, 89.1% son hombres y solo el 10.9% mujeres.

 

Comments are closed.